OBL’s Demise: My Takes in Politico (and BBC!)

OBL’s end has, unsurprisingly led to a run on terrorism specialists so that even yours truly has gotten some attention. One of my lifelong dreams has been to make it into BBC – I did it, sort of. I was quoted in BBC Mundo the Spanish language service (posted in at the end of this post.)

They must have seen what I wrote for Politico where I’ve joined The Arena. Here are the posts I wrote for them about the end of world terrorist numero uno.

Bin Laden Killed: First Reactions
First, justice has been done. Osama bin Laden was a mass murderer. Nothing should obscure or detract from the value of this fact.

That being said, the great danger from terrorism is not necessarily the ability of terrorists to strike the Western nations. This has become increasingly hard to do and Western societies are robust. The danger is how terrorism can destabilize already weak states. This is happening now in Pakistan and Yemen. The changes across the Middle East will create far more opportunities for these kinds of problems.

Collapsed states are not always a threat to international security, but sometimes can cause a cascading effect of tremendous international magnitude. Pakistan, in particular comes to mind – but imagine a state collapse in Egypt.

More pressure on Pakistan? What about Yemen?
President Obama now has enormous political capital, particularly on national security affairs. There is a good chance that the windfall of intelligence captured when OBL was killed will allow for a major string of successes against al Qaeda. At the same time, with Pakistan’s double-game exposed there is an opportunity to place some pressure on that complicated country. Those factors will increase the effectiveness of U.S. efforts in Afghanistan, which in turn will hopefully create a dynamic allowing a reasonable draw-down.

Long-term challenges remain. Afghanistan’s government may not be viable. Pakistan and Yemen are increasingly ungovernable and there are innumerable other foreign policy challenges devouring the President’s time and attention.

One question to be considered carefully is what the real dangers are. If it is strictly “homeland security” that is preventing attacks on U.S. soil, a light presence focusing on intelligence collection may be adequate. But an unstable Pakistan means loose nukes and an unstable Yemen could spill over into Saudi Arabia. These are major geopolitical concerns that defy easy solutions.

——

Obama gana puntos gracias a Osama
Rebeca Logan Washington
Última actualización: Miércoles, 4 de mayo de 2011

La euforia de los estadounidenses ha hecho subir la aprobación de Obama hasta el 59%

“Algunos dicen que soy arrogante, pero tengo una herramienta para curarme: Mi (bajo) índice de aprobación”, comentó el presidente Barack Obama, menos de 24 horas antes de anunciarle al mundo que había ordenado el operativo que acabó con la vida del hombre más buscado del planeta: Osama bin Laden.

Obama hizo el comentario en tono de broma ante los periodistas de la Casa Blanca, tras una semana en que las críticas de los republicanos, los problemas fiscales, las luchas partidistas, el alza en el precio de la gasolina y la controversia en torno a su certificado de nacimiento, dominaron los titulares.

Pero todo esto cambió, cuando sereno y contundente, Obama interrumpió la programación del domingo en la noche, incluyendo el reality show de su rival republicano, Donald Trump, para declarar que bajo sus órdenes los militares de Estados Unidos le dieron muerte al fundador de la red al-Qaeda.

“Esta noche le puedo informar al pueblo estadounidense y al mundo que Estados Unidos ha realizado un operativo que mató a Osama bin Laden, el líder de al-Qaeda, y un terrorista que es responsable de la muerte de miles de hombres, mujeres y niños inocentes”, dijo Obama a las 11:37 pm rodeado de cámaras.

Apoyo de todos lados
Los políticos, de ayer y hoy, y de ambos partidos, no demoraron en unirse al entusiasmo popular y lanzaron un coro de felicitaciones al presidente Obama y a su equipo militar.

Los titulares favorecen, por ahora, las aspiraciones reeleccionistas del presidente Obama

Los líderes republicanos del Congreso, que han sido un dolor de cabeza legislativo para la Casa Blanca, a su turno aprobaron la conducta del presidente, aunque dejaron sus mayores felicitaciones para los militares.

“Quiero felicitar y agradecer a los hombres y mujeres de nuestras fuerzas armada y a los servicios de inteligencia por su incansable labor”, declaró John Boehner, líder republicano de la Cámara de Representantes.

“También quiero reconocer al presidente Obama y su equipo, y también al presidente Bush, por todos sus esfuerzos”, agregó el legislador.

El capital político también se vence
“El presidente Obama tiene ahora un enorme capital político, sobre todo en asuntos de seguridad nacional”, explicó Aaron Mannes, profesor de relaciones internacionales y experto en terrorismo de la Universidad de Maryland.

“Además estos logros de inteligencia podrían llevar a nuevos golpes contra al Qaeda”, lo cual le favorece aun más al presidente, según Mannes.

Las primeras encuestas indican que no sólo los políticos apoyan al presidente.

Un sondeo del Washington Post y el Centro Pew, realizado después del anuncio de la muerte de Osama, indicó una escalada de nueve puntos en su nivel de aprobación popular. El 56% de los encuestados aprueba de la labor del presidente, los números más altos de Obama desde el 2009. Además, en cuanto a su manejo de la amenaza terrorista, el 69% tiene una opinión favorable, una cifra récord para Obama.

“En este tipo de instancias, los estadounidenses se unen alrededor de su líder en señal de solidaridad y apoyo”, explicó Frank Newport, experto de Gallup, entidad que se dedica a las encuestas.

Newport señaló como ejemplo de este fenómeno el aumento por siete puntos que vio George W. Bush luego de la captura del depuesto presidente iraquí Saddam Hussein en diciembre del 2003, evento que acaparó los titulares de los principales medios de comunicación.

Sin embargo Newport advirtió que estas ganancias en las encuestas se pueden esfumar sin dejar rastro y estima que los números más recientes de Obama no durarán hasta las elecciones del 2012, aunque falte poco más de un año.

Newport utilizó nuevamente al ex presidente Bush como ejemplo. Luego de visitar la zona cero en Nueva York tras los atentados del 9-11, Bush alcanzó un índice de aprobación récord de 90%, pero terminó su mandato como uno de los presidentes más aborrecidos de la historia.

La encuesta del Washington Post/Pew, también revela que la nueva popularidad de Obama tiene sus tintes partidistas. Mientras que el 81% de los republicanos opina que el ex presidente Bush merece parte del crédito por el golpe contra Bin Laden, sólo el 35% de los demócratas aceptan esa noción.

Y cuando se trata del tema que más preocupa a los votantes, la economía, las encuestas no se movieron ni un punto. Con o sin Bin Laden, menos de la mayoría respalda a Obama, quien sigue con los números económicos más bajos de su presidencia.

Share this post

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on print
Share on email

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Featured

Search

Browse

Archives